Por una Latinoamerica libre

APROXIMACIONES

Una historia sobre la hegemonía de las agencias de noticias[1]

Por:  Daniel Martínez Garbuno

 

Introducción

En el presente texto se busca dar respuesta a la cuestión siguiente: ¿existe la hegemonía de las agencias de noticias sobre el resto de los medios de comunicación?, para lo cual, se ahondará en el concepto de hegemonía, visto desde la perspectiva gramsciana, aunque también retomado desde la perspectiva cultural de Raymond Williams. Además, se hará un esbozo de un mapa que explique la relación que hay entre la hegemonía, el soft power de Joseph Nye y la teoría de los Gatekeepers, dentro de la relación de las agencias de noticias y los clientes a los que éstas les venden las noticias.

El génesis de las agencias

Las agencias de noticias nacieron a la par que el invento tecnológico más importante del siglo XIX, el telégrafo. En una época en la que el mundo comenzaba a hacerse pequeño, y la información poco a poco se divulgaba con mayor velocidad, las agencias de noticias “nacieron y crecieron bajo el amparo de los adelantos tecnológicos de la época, impulsadas por los acontecimientos históricos”, y aprovecharon el nicho comercial e informativo que había quedado vacío por la incapacidad de los diarios de la época para informar desde todos los rincones del planeta (Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, 2015, pág. 14).

Pedro Aguiar indica que “aún más imprescindible para el fenómeno de las agencias, […] fue la creación e instalación de las redes telegráficas, tanto por líneas terrestres como submarinas, y que se dio a un ritmo relativamente galopante” (Aguiar, 2015, pág. 21).

En el transcurso de dieciséis años, nacieron las cuatro agencias de noticias que se repartieron el mundo –a nivel informativo– durante las siguientes siete décadas. Hoy en día, tres continúan con vida: Havas (que evolucionó tras la Segunda Guerra Mundial a la Agence France-Presse (AFP) surgió en 1835; Reuters (que desde 2008 se llama Thomson Reuters tras la compra de la agencia británica por la multinacional canadiense) en 1851 y Associated Press en 1846. La otra agencia de noticias que nació, en 1849, fue la alemana Wolff, que desapareció tras la caída del régimen nazi.

A la par del nacimiento de estas cuatro agencias de noticias, durante las décadas de 1840 y 1850, se construyeron las primeras dieciséis conexiones telegráficas que unieron a toda Europa entre sí y con América (Aguiar, 2015).

Durante la segunda mitad del siglo XIX, las agencias europeas adquirieron un poder enorme, sustentado en buena parte por el dinero recibido de los gobiernos de sus países de origen. “Las agencias eran componentes vitales en la armadura de los Estados-nación” (Boyd-Barrett & Rantanen, 1998, pág. 5). Y además, a partir de 1859 estas tres empresas se dividieron el mundo para ellas solas.

“Las tres agencias europeas más importantes –Havas, Wolff y Reuters– suscribieron el 18 de julio de 1859, en París, un acuerdo de cooperación mutua para monopolizar el acceso, intercambio y circulación de información que derivó en el primer pacto informativo mundial” (como se cita en Botto, 2012, pág. 39).

Cada una de las agencias sería la única distribuidora de los servicios dentro de sus países de origen y los respectivos territorios. Así, Havas sería la única en distribuir [noticias] de Francia y sus territorios (fuesen países independientes o zonas coloniales) a los despachos de Wolff y de Reuters, así como a su vez lo haría Wolff con Havas y Reuters con información de Alemania y Reuters, por su parte, con los despachos de Havas y Wolff acerca del Reino Unido y el inmenso Imperio Británico” (Aguiar, 2015, pág. 26).

Durante los siguientes sesenta años, hasta finalizar la Primera Guerra Mundial, las tres agencias europeas y la Associated Press de Estados Unidos –que entraría a la división del mundo en 1875– formaron un cartel informativo, con el que controlarían los flujos noticiosos del mundo. Este cartel funcionaba de la siguiente manera:

En cada país se fundó una agencia nacional, como en Australia, en donde se formó la Australian Associated Press en 1871, y ésta se encargó de “vender las noticias de Reuters” a los periódicos australianos (Boyd-Barrett & Rantanen, 1998, pág. 38) o la Agencia Americana Telegráfica de Río de Janeiro que, en 1874, firmó un contrato de servicio informativo con Havas y Reuters y se encargaría de retransmitir la información de estas empresas a los diarios suramericanos como el argentino “La Nación” (Botto, 2012, pág. 58). Así, formaron una especie de consorcio en el que la agencia internacional vendía a la agencia nacional información sobre lo que ocurría en el mundo, y, en contraparte, la agencia nacional vendía información a la agencia internacional sobre lo que ocurría dentro de las fronteras de determinado país para que se pudiera distribuir a las otras agencias internacionales y éstas se las pudieran vender a las agencias nacionales que ellas controlaban, y eventualmente las noticias llegaran a los distintos periódicos del mundo.

Con este cartel informativo, las agencias internacionales ejercieron una hegemonía en la distribución de la información. Acorde a Gramsci, para que ésta funcione, el grupo en el poder debe tener en cuenta las tendencias y los intereses de los grupos subyugados, aunque al final son las decisiones y la función, vital, del grupo dirigente las que tendrán la última palabra dentro del actuar de determinado grupo (Gramsci, 2009), por lo que las agencias globales siempre mantuvieron un vínculo muy cercano con las agencias nacionales y los periódicos, les otorgaban noticias que ellos necesitaban, pero al final, las agencias globales eran las que dictaban las reglas del juego y controlaban los flujos de información.

Y aún cuando el poder del cartel, en conjunto, decayó tras la Primera Guerra Mundial, y oficialmente terminó tras la Segunda y la desaparición de Wolff, las agencias de noticias continúan con el control informativo del mundo.

“Un informe de 1953 de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), señala que en esa época seis agencias de noticias (AP, UP, INS, Reuters, AFP y la soviética TASS) servían a 144 Estados y territorios, que juntos representaban a una población total de dos millones 382 mil 397 habitantes [sic], una cifra que equivalía a 98,7% de la población mundial” (Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, 2015, pág. 18).

Y hoy en día, “The Associated Press (AP), Thomson Reuters, Agence France Presse (AFP) y EFE controlan entre el 70% y 90% de la información distribuida a los grupos mediáticos en el mundo” (Cleidejane Esperidiao, 2011, pág. 104).

Hegemonía y soft power

Dado que la hegemonía se puede definir como “una forma de dominación en la cual la coerción y la violencia no desaparecen, pero sí coexisten con formas de aceptación del poder y la dominación más o menos voluntarias o consensuales por parte de los sujetos subalternos” (Aguirre, 2009, pág. 124), y ésta, para Antonio Gramsci era “la guerra de posiciones, en política” (Gramsci, 1984, pág. 244), en la que “la situación más habitual es un complejo entrelazamiento de fuerzas políticas y culturales” (Williams, 2000, pág. 129), se puede entender que el proceso de acaparamiento del mercado informativo por parte de las agencias de noticias desde su inicio en el siglo XIX hasta ahora es justamente un proceso hegemónico.

Un proceso hegemónico en el que también se involucran otros dos conceptos teóricos: el del poder suave, o soft power, acuñado por el politólogo estadunidense Joseph Nye, y la teoría de los Gatekeepers.

El término soft power fue acuñado por Joseph Nye, quien lo describe como una de las dos formas de poder (la otra es el poder duro, o hard power). Admite que hay distintas formas de ejercer el poder, “puedes obligarlos con amenazas; puedes inducirlos con pagos; o puedes atraerlos y cooptarlos a querer lo que tú quieres” (Nye, 2004, pág. 2). Esta última acepción es la que se entiende como el soft power.

“El soft power de un país descansa de una manera muy importante en tres aspectos básicos: la cultura (y que ésta sea atractiva para otras sociedades), los valores políticos (…,) y la política externa (que otros los vean como una fuente de poder legítimo y con autoridad moral)” (Nye, 2011, pág. 84)

Si este poder se ejerce de manera adecuada, ayuda a construir la hegemonía, y a ejercerla, dado que ésta “es un vívido sistema de significados y valores […] que en la medida en que son experimentados como prácticas parecen confirmarse recíprocamente” (Williams, 2000, pág. 131).

Como ejemplo de un manejo de soft power y uso de la hegemonía por parte de una agencia de noticia, Olivier Boyd-Barrett habla de las agencias estadunidenses del siglo XX, AP y UPI.

“Las agencias norteamericanas propagaron efectivamente los modelos de empresa privada o cooperativa, lo que, a sus ojos, garantizarían noticias imparciales. Ellas predicaron las ventajas de un mercado abierto en las noticias, un punto de vista respaldado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, y que contribuyó a la formación de la doctrina del ‘libre flujo de información’ que adoptaría la ONU” (Boyd-Barrett & Rantanen, 1998, pág. 8).

Además, en un texto de 2009, el mismo autor advierte que no sólo las agencias de noticias estatales, como EFE, Notimex o AFP, pueden ejercer funciones de soft power, sino que esto también puede suceder en empresas aparentemente independientes como la Deutsche Presse-Agentur (dpa), de Alemania.

“No son sólo las agencias subsidiarias del Estado las que pueden ejercer funciones de soft power o diplomacia pública para los gobiernos sedes, pues también esto puede ser generado, aunque de manera menos predecible, por las agencias de noticias no subsidiarias del gobierno” (Boyd-Barrett O. , 2014, pág. 20).

Es inevitable que esto ocurra, a veces hasta inconscientemente, pues la forma de ver la realidad por parte de la agencias, y en consecuente, la forma de contarla y redactarla están conectadas al origen nacional de ellas (Muro Benayas, 2006), o como dice Marcelo Botto (2012):

“Una agencia anglosajona, árabe, asiática, latinoamericana ofrecerá su versión de los hechos condicionada por los aspectos identitarios que modelan su personalidad. (…) Estos factores de raíces culturales se entrelazan con la necesidad de los Estados de llegar a diversas regiones con sus políticas e ideologías, por lo que las redes de circulación e información constituyen un alto valor estratégico” (Botto, 2012, pág. 87).

Como indica Phil McGregor (2013), “las noticias y las políticas siempre han estado entrelazadas. AFP en sus primeros días era abiertamente propagandística de los intereses franceses, mientras que Reuters era flagrantemente pro-británica (…). Más recientemente, las agencias han sido acreditadas –y culpadas– por crear una agenda global de noticias” (McGregor, 2013, pág. 39).

“El soft power se tornó más robusto con la era de la información, que, tras introducir nuevas tecnologías (…) que hacen uso intensivo del internet como principal medio, ayudan a que la información circule más fácilmente” (Gervasio da Silva & Pereira da Silva Gama, 2012, pág. 8).

En 1975, el periodista chileno Fernando Reyes Matta realizó una muestra de cuatro días en 16 de los más importantes periódicos de la época y encontró que de 1308 notas informativas, 506 eran producto de la United Press International (UPI), 270 de la Associated Press y 132 más de la AFP (Trejo Delarbre, 1989, pág. 23), por lo que el 69.4% de la información de la época emanaba de las agencias de noticias.

Para el presente artículo, se realizó una diminuta muestra de tres diarios mexicanos. Durante el día 12 de octubre de 2015, se tomaron las secciones internacionales de El Universal, La Jornada y Excélsior, y se cuantificó la procedencia de las noticias de esas secciones.

El diario El Universal publicó 18 notas en la sección internacional. El cien por ciento de ellas provenía de agencias. Ocho eran de EFE, seis estaban firmadas sólo con la palabra “agencias”, dos de Reuters, una de Associated Press y una de la Deutsche Presse-Agentur (dpa). Excélsior publicó igualmente 18 notas, de las cuales 16 eran de agencias, una de un corresponsal y la otra era una foto con la leyenda “especial”. De las 16 noticias de agencia, EFE figuraba en siete de ellas, Associated Press y AFP en cuatro cada una, Notimex en tres, Reuters en dos y dpa en una. Por último, La Jornada publicó cinco notas, todas de agencia, y en las cuales, la agencia francesa AFP aparece en todas, dpa, Associated Press y Reuters en dos respectivamente y Xinhua y Sputnik en una, respectivamente. En porcentaje, estos tres diarios mexicanos publicaron 41 notas internacionales, y 39 de ellas, o sea, el 95%, provenían de agencias de noticias. De estas 39 notas, la agencia española EFE figuraba en 15 (el 38,4%), AFP en nueve (23%), AP en siete (19,9%), Reuters en seis (15%), DPA en cuatro (10%), Notimex en tres (7,7%), Sputnik y Xin Hua en una respectivamente (2.5%), y la leyenda “agencias”, que se refiere a que se utilizaron de dos a más agencias de noticias en la redacción final de la noticia, aparece seis veces (15%), todas en El Universal.

Pese  a la brevedad del estudio, que no permite una profundidad ni un análisis más detallado del día a día en los periódicos mexicanos, puede verse una generalidad en los tres diarios: las agencias de noticias dominan la sección Internacional.

Es interesante el dato que arrojó la estadística final: la agencia estatal del gobierno español, EFE, es la principal aportadora de noticias a estos tres periódicos mexicanos, lo cual concuerda con lo que la misma agencia afirma, que ella provee del 40% de la información en América Latina (Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, 2015). En segundo sitio está la Agence France-Presse, que pese a no ser parte del Estado francés, el 40% de sus ingresos provienen de éste (McGregor, 2013, pág. 40). Y en tercer lugar está la agencia estadunidense. Por lo que, puede visualizarse que –a reserva de un estudio más largo y detallado– las agencias provenientes de los dos países –dejando de lado, por ahora a la AFP– que más poder han tenido sobre México a lo largo de la historia, desde que Cristóbal Colón llegase a América, son las que más información venden –o dicho de otra forma, son las que más informan de un hecho noticioso visto desde el punto de vista español o estadunidense– a los periódicos de la Ciudad de México.

Cabe aquí una breve síntesis del origen de ambas agencias de noticias. Associated Press fue fundada en 1848, en el marco de la guerra entre México y Estados Unidos. Surgió, y hasta la fecha se mantiene como tal, como una cooperativa. En aquella época “la cooperativa tenía por objetivo dar el mejor servicio posible sin tener ganancias” (García Rubio, 2010, pág. 152), y a lo largo de su historia fue asentándose como la mayor distribuidora de noticias en América, e incluso entró a la repartición del cartel informativo en 1875. Desde 1958 compitió en un duopolio informativo estadunidense contra la recién creada United Press International (que nació tras la fusión de Scripps e International News Service). “Sin embargo, la sociedad Scripps en los años 1970 comenzó a interrogarse sobre la rentabilidad de UPI y se notó una lenta fragilidad y agonía” (García Rubio, 2010, pág. 152), hasta que en la década de 1990 la compañía se convirtió en propiedad saudí y cayó de su lugar como agencia global, dejando a la AP como la mayor agencia de noticias en Estados Unidos.

La agencia EFE fue fundada en 1939, aunque tiene su antecesora en la agencia nacional Fabra que nació veinte años antes y fungía como proveedora de noticias a Havas (Aguiar, 2015). Pese a que en el libro Las agencias de noticias en la Era Digital editado por Notimex, se indica que desde 2001, EFE “dejó de depender del patrimonio del Estado, y desde entonces, está constituida como Sociedad Anónima y tiene como único accionista a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) (Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, 2015, pág. 28), Olivier Boyd-Barrett afirma que “EFE de España es una compañía de responsabilidad limitada, cuyo principal accionista es el gobierno de España” (Boyd-Barrett O. , 2014, pág. 18). Independientemente de quién sea su principal accionista, EFE se ha consolidado en América Latina, “pues más de 40% de la información que los medios de comunicación difunden en la región proviene de esta firma” (Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano, 2015, pág. 28).

Ahora, hace falta añadir un último concepto que teorice la importancia de las agencias de noticias, y éste es el del gatekeeper.

La teoría de los gatekeepers

“El concepto de gatekeeper (seleccionador) ha sido elaborado por Kurt Lewin en un estudio de 1947 sobre las dinámicas interactivas en los grupos sociales, en particular respecto a los problemas relacionados con el cambio de hábitos en la alimentación” (Wolf, 1987, pág. 111). Más tarde fue David Manning White, quien “utilizó este concepto para estudiar el desarrollo de la afluencia de noticias a los canales organizativos de los aparatos de información, y sobre todo para determinar los puntos que funcionan como ‘porterías’, que determinan si la información pasa o es descartada” (Wolf, 1987, pág. 111).

“El guardabarrera o gatekeeper tiene el derecho de decidir si una noticia se transmitirá o retransmitirá de la misma manera o no (…). Para Schramm, el acto de seleccionar es, probablemente, la parte más importante de todas las operaciones que los medios de comunicación tienen que hacer (…). Hay guardabarreras por todas partes a lo largo del proceso informativo” (Gomis, 2008, pág. 46)

Trejo Delarbre apud Alcino Louis Da Costa (1989), opina de las agencias de noticias lo siguiente:

“Estas multinacionales de la prensa constituyen estructuras transnacionales de poder cuyo objetivo es ejercer el más peligroso de los imperialismos, el cultural. Estas transnacionales y sus gatekeepers seleccionan las noticias que deben transmitirse. Las visten a su manera. Deciden la importancia que se debe dar a cada acontecimiento, a un país, a un régimen, a una sociedad. Quieren imponernos un tipo de sociedad” (Trejo Delarbre, 1989, pág. 20).

Con base en esto último, se puede elaborar un cuadro que identifique todos los elementos que rodean a las agencias de noticias y su función para con los gobiernos, con los medios y, de manera final, con la sociedad lectora:

12270447_1055849301101504_1250285368_n

Consideraciones finales

Desde que se crearon, las agencias de noticias han tenido un importante rol como formadoras de información. Su poder económico, sustentado en parte por los gobiernos, y en parte por su habilidad para desplegar periodistas en distintos rincones del mundo y así poder cubrir eventos que luego venderán a los periódicos que no pueden darse el lujo de contar con corresponsales, les ha hecho que formen parte de una especie de oligarquía informativa.

Sí, quizás el cártel informativo de finales del siglo XIX y principios del XX hace mucho que dejó de existir, sin embargo es notable que las agencias de noticias continúen con la hegemonía en el panorama internacional. Hablar de que controlan entre el 70 y 90% de la información publicada en todos los rincones del mundo es hablar, sin duda, de una hegemonía.

El presente artículo tuvo como objetivo mostrar un poco del panorama histórico, sin embargo es menester continuar con las investigaciones, continuar con el desarrollo de teorías que expliquen el proceso comunicativo, o no comunicativo ya que al ser un gatekeeper, precisamente lo que se hace es eliminar una información a favor de otra, y contextualicen el poder hegemónico ejercido por las agencias de noticias en América Latina, especialmente por las dos agencias emanadas de los dos países que han dominado política, social y culturalmente (soft power) a las naciones al sur del río Bravo desde hace ya varios siglos.

Bibliografía

Aguiar, P. (2015). O Império das Agências: territórios, cartel e circulacao da informacao internacional (1859-1934). Revista Eptic, 21.

Aguirre, C. (2009). Hegemonía. En M. Szurmuk, & R. McKee Irwin, Diccionario de Estudios Culturales Latinoamericanos (págs. 124-130). México: Siglo XXI Editores.

Botto, M. N. (2012). Historia de las agencias de noticias. Desde su creación hasta el período entre guerras. Buenos Aires: Academia Nacional de Periodismo.

Boyd-Barrett, O. (2014). National news agencies in a globalizing world. En J. Afonso Jr., M. Cleidejane Esperidiao, & P. Aguiar, Agências de Notícias. Perspectivas contemporâneas. Recife: EDUFPE.

Boyd-Barrett, O., & Rantanen, T. (1998). The globalization of news. Londres: Sage.

Cleidejane Esperidiao, M. (2011). Invisible giants in broadcast journalism. Sociedade Brasileira de Pesquisa em Jornalismo, 104-127.

García Rubio, C. I. (2010). La prensa en el mundo. México: Fragua San Pablo.

Gervasio da Silva, A. C., & Pereira da Silva Gama, C. F. (2012). Agencias internacionales de noticia como mecanismo soft power en América Latina. Comunicaçao Politica, 7-24.

Gomis, L. (2008). Teoría de los géneros periodísticos. Barcelona: UOCPress.

Gramsci, A. (1984). Los cuadernos de la cárcel. Tomo 3. México D.F.: Ediciones Era.

Gramsci, A. (2009). La política y el Estado moderno. Barcelona: Editorial Público.

McGregor, P. (2013). International News Agencies: Global eyes that never blink. En K. Fowler, & S. Allan, Journalism: New Challenges. Bournemouth: Centre for Journalism & Communication Research.

Muro Benayas, I. (2006). Globalización de la información y agencias de noticias. Barcelona: Paidós.

Notimex, Agencia de Noticias del Estado Mexicano. (2015). Las agencias de noticias en la Era Digital. México: Biblioteca Mexicana del Conocimiento.

Nye, J. (2004). Soft power: the means to success in world politics. Nueva York: Public Affairs.

Nye, J. (2011). The future of Power. USA: Public Affairs.

Trejo Delarbre, R. (1989). Las agencias de información en México. México: Trillas.

Williams, R. (2000). Marxismo y Literatura. Barcelona: Ediciones Península.

Wolf, M. (1987). La investigación de la comunicación de masas. Barcelona: Paidós.

[1] El presente artículo forma parte  de una investigación en curso sobre  la hegemonía de la Agencias de Noticias.

468 ad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *