Por una Latinoamerica libre

Hormigas rayo

Hormigas rayo

 

Volvieron las hormigas en la piel del encino rojo

cargadas de nubes, levantaron la tristeza del hambre,

el más viejo traía tu voz de rayo:

¡Toño!,

la piedra del caracol y el ojo de venado;

regresaron a pedir justicia,

¡muchacho!

semilla de lluvia, casa de luna, brazo de río.

 

Ayer preguntaron al vestido de estrella,

dónde tu sombra se sienta

y santiguaron la tierra con hojas, maíz y frijol.

 

Preocupado el pájaro corta nube

ésta mañana danzó en el cielo que escribe tu nombre.

 

 

Aꞌkuán bìgù

 

Nìgùwáán akuán, ná xtóo xtá mañàꞌ

judéé ndúún nìgùwéé, jmí nìyáxììn rí tsígìnuu èwè,

tsí iwuá nìkí jàyá aꞌwá táta bìgù:

¡Toñò!,

ikáán itsú goꞌxó jmí idú àñàꞌ;

nìgùwáán nùndaꞌè rí màgumá mbaní xtángòò,

¡dxáma!

tsígò ruꞌwá, goꞌó gúnꞌ, ñaún màthaa.

 

Rìxíi nìráxii jgaꞌniún aꞌwáán,

ná rìgá xkamíxàa

jmí nìní tsakuràmáa jùbaꞌ gàjmà iná, ixí jmí yàjá.

 

Nìxná mijúún ñòꞌón xkóto ndùùn

nàkí miꞌdxá nítsiè inú numbáa rí nàꞌtháán mbiyá.

468 ad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *